Historia de Mariquita Pérez

San Sebastián 1938- 1939

Trascurría el verano de 1938, Leonor Coello de Portugal, hija del conde Coello de Portugal, que residía en

Mariquita Pérez Primer Modelo (1940)

San Sebastián durante la Guerra Civil Española, paseaba por la playa de la Concha con su pequeña de dos años Leonorcita que muy contenta llevaba una muñeca alemana, era el premio conseguido por su madre en una rifa, para la que la propia Leonor había confeccionado un vestido idéntico al de su hija.

Aquellas dos niñas, la de carne y hueso y la de porcelana suscitaban mucho interés y sorpresa entre bañistas y transeúntes. El éxito era tal, que en sus recorridos por la citada playa, la gente se paraba para ver a aquella niña rubia con ojos azules que portaba en sus bracitos una muñeca con idéntico vestido.

Leonor con sus 34 años y su enorme capacidad creativa, diseñaba, cortaba y cosía graciosos vestidos para su hija y para la muñeca.

No imaginaba que esa muñeca que llegó a sus manos procedente de Alemania iba a ser el embrión del negocio de su vida. Leonor que revelaba una enorme visión comercial, pensó enseguida convertir a su hija en el modelo que prestase su imagen a una muñeca nueva, distinta, especial, “la muñeca que viste como una niña”.

A pesar de la idea, la falta de capital le impedía poner en marcha el negocio, por lo que consultó entre sus amistades más cercanas para que le ayudasen a sufragar el proyecto. Hasta que finalmente encontró a su socia capitalista en su antigua compañera de colegio, Mª del Pilar Luca de Tena. En plena contienda bélica los dueños de Abc, mantenïan una posición económica desahogada.

El negocio ya estaba en marcha, dos millones para empezar, aportados por Maria Pilar y por la madre del después novelista Torcuato Luca de Tena. No obstante quedaba todo por hacer, buscar el nombre inventar una historia y lo que es mas importante, crear la muñeca en sí.

Leonor quería un nombre muy español y para ello pensó en consultar a los amigos y compañeros de tertulia de su marido Manuel de Góngora, escritor y redactor jefe de Blanco y Negro, entre los que se encontraban intelectuales de la talla de Jacinto Guerrero, músico y autor de zarzuelas; Luis Escobar, director teatral; Felipe Sassone, novelista y diplomático; Jacinto Benavente, premio novel de literatura Eugenio d’Ors, filósofo y académico de la lengua y Víctor de la Serna, escritor, que escuchaban atónitos la petición de Leonor. “Un nombre para su muñeca” y no daban crédito a sus oídos, tantos años de estudio y erudición para encontrarse delante de sus cuartillas garabateando nombres y apellidos para una muñeca, y al fin encontraron lo que Leonor perseguía, un nombre y apellido común, y muy español, Mariquita Pérez.

mariquita-carmen

CAMINO A ONIL 1939

para iniciar su empresa y con un nombre para su muñeca.

a mano en cartón piedra a base de una mezcla de escayola, polvos de talco y pegamento, composición denominada gacha por los artesanos levantinos, una vez seca se afinaba con una lija para darle las curvas.

El cuerpo formado por cinco piezas una vez seco se unía a la cabeza mediante gomas elásticas, después se pintaba al duco, y se le colocaban los ojos fijos de cristal color miel ó azul, la peluca de cabello natural de melenita corta las pestañas superiores decoradas, las cejas de un solo trazo la boca cerrada y colorete en sus mejillas. Su altura era de 46 cm, representaba a una niña de siete años sana y hermosa.

ccionadas en noviembre se vendieron todas en diciembre a un precio de 85 pesetas, así reflejan los catálogos en 1940. La muñeca era un producto de lujo accesible solamente a las clases pudientes, sirva como dato indicativo que el salario medio mensual no alcanzaba las 150 pesetas, por entonces los españoles atravesaban malos momentos y penuria económica.

PRESENTACIÓN EN SOCIEDAD.

castellana22

LA MUÑECA QUE SE VISTE DE VERDAD

escanear0008

La fiesta de inauguración de la primera tienda Mariquita Pérez donde se presentó a la muñeca en sociedad, el 11 de noviembre de 1940 en la Avenida del Generalísimo, actual Paseo de la Castellana número 12, fue todo un acontecimiento social en el Madrid de la posguerra.

Se presentó con un vestido llamado mi delantal, confeccionado en tela de vichí a rayas rojas y blancas, unos lazos en el pelo de la misma tela y zapatillas de esparto a juego.

Bien ataviadas y lujosamente empacadas en las cajas de cartón decoradas con las emblemáticas rayas rojas y blancas, elaboradas por Ricardo Gamarra en la fabrica La Competidora de Madrid.

Mariquita con su eslogan “la muñeca que se viste de verdad” tuvo tal éxito que en tan solo mes y medio se vendieron las mil muñecas para deleite y sorpresa de las dos socias y más aún de Santiago Molina cuya apuesta creyó imposible por su elevado precio.

 

Ante el rotundo éxito de Mariquita Pérez, seis años más tarde el espacio se hizo pequeño y la tienda es trasladada a la calle Serrano número 8, en cuyo artístico escaparate se expondría, para deleite de niños y adultos, la muñeca con su rico vestuario que cambiaba con cada temporada, convirtiéndose en fiel reflejo de la moda imperante en cada momento durante décadas.se-mudan
Poco después, y a medida que el negocio iba creciendo, la sede central de la empresa se instaló en una casa de tres pisos en la calle Núñez de Balboa 52. El taller de fabricación de muñecas y confección de ropa estaba situado en la planta baja y las plantas superiores se destinaron a salas de canastillas, tienda de trajes para niñas, que así podían vestir igual que sus muñecas y un salón para acomodar a la clientela, por aquel entonces la compañía ya contaba con 25 empleadas entre diseñadoras, cortadoras, costureras, etc. A esto hay que añadir una planchadora y cinco trabajadoras más que se dedicaban por entero a los trajes de la muñeca.
En esta nueva época, Leonor disfrutó volcándose en el diseño de los vestidos y complementos para su muñeca y sorprendió a todos los Españoles realizando abrigos de paño a juego con los sombreros de fieltro, y guantes combinando con los calcetines. Se conservó el traje a rayas rojas y blancas. Los zapatos de la muñeca eran de piel o charol.
La ropa interior, de tres piezas – camisa, combinación y bragas -, era muy coqueta: llevaba puntillas, entredoses con pasacintas, algún bordado y lazos; también, contó con justillo y fajitas.
 Las Mariquitas de pelo rizado, diseñadas entre 1943 y 1945, fueron las que mayor éxito alcanzaron, precisamente, por el peinado más desenfadado y juvenil que lucían.
Mediante este anuncio en el diario”Abc” Mariquita y Juanin avisan de la mudanza a Serrano 8
scan0005
                      Los escaparates de Serrano 8 -recreaban escenas muy variadas y diveritidas
PROXIMAMENTE AVANZAREMOS EN LA HISTORIA DE MARIQUITA PEREZ