Un juguete de ensueño para tiempos de escasez…

Mariquita Pérez nació en San Sebastian en 1938 por obra de Leonor Coello que se inspiró en su hija de dos años y con la colaboración de Pilar Luca de Tena. Tuvo unos padrinos de bautizo del renombre del maestro Jacinto Guerrero, el filósofo Eugenio D’ors, el escritor Victor de la Serna, o el director y actor Luis Escobar. Y de una fábrica de la localidad levantina de Onil, mil mariquitas salieron a recorrer la España de la posguerra. Surgió así la muñeca que se viste de verdad, el juguete preferido de las pequeñas españolas desde los años cuarenta hasta principios de los setenta.

Junto a su hermano Juanín protagonizó cuentos, hizo publicidad, apareció en programas de radio e incluso en una obra de teatro. Se vendió por todo el mundo y compitió con otras muñecas como Gisela o Cayetana.

Hoy Mariquita Pérez es una parte de la histora de la vida cotidiana de españa y se ha convertido en una pieza buscada y codiciada por los coleccionistas.

Las mas afortunadas pudieron gozar de más de una muñeca, ya que cada mariquita costaba cien pesetas, el sueldo base de un obrero de la época, mientras que una muñeca pepona costaba un duro, que era a lo que podian acceder la gran mayoría de las niñas de la época.

Mariquita Pérez fue creada con la intencion de que tuviese una “personalidad y biografía” Representó la personalidad a la que aspiraban las niñas de la época y enriqueció su biografía con la historia de su país.